Última Hora

Las paredes internas de la iglesia Nuestra Señora de Las Mercedes, en San José, se convirtieron en cataratas con los fuertes aguaceros.

Las fuertes lluvias provocaron que se rebalsara el agua de las canoas.

Algunas de las imágenes del templo se mojaron, al igual que las estaciones del viacrucis que se encuentran en las paredes del templo.

Este miércoles, trabajadores subieron al techo para quitar los protectores que tenían los bajantes.

Uno de los problemas del templo es que las canoas son internas en la pared.

Con las lluvias de esta tarde, no cayó el agua por las paredes, pero si algunas goteras.

El templo de La Merced fue construido en junio de 1894. Y es patrimonio histórico-arquitectónico nacional.