Última Hora

Además de los problemas señalados con los tres primeros centros cívicos, el principal escollo por superar es tener claro cómo van a operar o gestionar.

Por el momento se tiene planeado que estos centros sean administrados por la municipalidad del cantón, y que las otras instituciones, como Ministerio de Justicia, Cultura, Icoder, Red de Cuido o las que se necesiten para la atención, se constituyan en un comité para cumplir con el objetivo medular de atención de los jóvenes en riesgo social.

Pero la tarea también difícil por el presupuesto para el personal, y el liderazgo de la operación. Además de que, si no hay una buena administración, el objetivo podría perderse. Algunos dudan de las capacidades de la municipalidad para hacerse cargo de la administración, tomando en cuenta los antecedentes de los gobiernos locales.

Desde hace un año y ocho meses, se contrataron consultorías para definir un modelo de gestión y de atención de los centros cívicos, pero a la fecha no hay nada definitivamente aprobado y aceptado por el Ministerio de Justicia.

Incluso, cuando preguntamos a la unidad ejecutora sobre estos modelos, dijeron que los documentos de los consultores se recibieron a satisfacción, y han servido de base para lo que se tiene hasta este momento. En el caso de Jacó, nos entregaron documentos con una lista de personas que han recibido cursos en el centro y un reglamento de cómo van a operar. 

Sin embargo, estos parecen ser borradores, pues no hay nada definitivamente aceptado, pese a que ha pasado más de un año y medio desde que se recibieron los documentos de los consultores a quienes se les encaró y pagó por ese trabajo. Incluso hay errores en el articulado del reglamento.

Además, el mismo viceministro de Justicia, Víctor Barrantes, encargado del seguimiento de los centros cívicos, dijo que los modelos de atención están en más de un 90 por ciento y algunos se están poniendo en práctica.

Pero luego aceptó que oficialmente aún no están aceptados, terminados y avalados por el Ministerio de Justicia todos los modelos de gestión y atención para estos centros cívicos.

Además hay que tomar en cuenta que los centros cívicos son solo una tercera parte del programa que está financiando con 132 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En este arranque es donde han transcurrido 3 años y medio, y solo se ha avanzado en tres centros cívicos y una delegación policial en Liberia, que se inició en setiembre y que son parte del también del programa.

Falta construir 11 delegaciones y dos cárceles o centros productivos, que corresponden al total del proyecto de más de 100.000 millones de colones.

Sin embargo, después de 3 años y medio que lleva el programa, tan solo se ha avanzado en un 15 por ciento, y faltan invertir y construir muchos metros cuadrados de obras de este programa.

Pero el jefe de la unidad ejecutora menciona que van a terminar todo lo acordado en el contrato y en el tiempo estipulado.

Las dudas persisten, y sobre todo si luego piden ampliar plazos, porque esto aumentaría los intereses de la deuda que tendremos que pagar. Además se está a la expectativa sobre los objetivos del programa, que en efecto sea un buen antídoto para la prevención de la violencia y la inclusión social.