Última Hora

En esta entrega los llevamos a conocer La Chiripa de Puerto Viejo de Sarapiquí. Población: 500 personas. Su mayor virtud: la paciencia.

Cuando llueve con fuerza, la quebrada Caño Negro se sale e inunda la calle. Suena sencillo, pero las consecuencias han sido terribles.

Luis Sánchez lo descubrió una trágica noche en la que su hermano se puso mal de salud y no tenían cómo sacarlo de la casa.

“Llamé a la Cruz Roja y me dijeron que el río estaba demasiado lleno y que ellos no se iban a aventurar a bajar en la panga. A las 9 de la noche él se me murió, y con ese pesar de que no pude hacer ninguna diligencia por el agua”, relató.

El problema lleva años y se debe a que en buena teoría esto debería funcionar como puente… pero no tiene ninguna utilidad.

Suponemos que lo colocaron por pura "chiripa", a lo mejor para hacerle honor al nombre del pueblo.

El problema afecta a todos por igual. La escuela ha tenido que suspender lecciones en múltiples ocasiones. Y las fincas también se quedan sin peones cada vez que la quebrada se sale.

Según los vecinos, hace años la Municipalidad trató de hacer el puente pero todo se quedó en la intención.

Luis Calderón es uno de los vecinos afectados y afirma que “hay unas vigas que tienen unos 10 años de estar ahí, botadas, más bien ya se están deteriorando”.

Aprovechando que aún no llovía, Rocky cruzó la calle y se fue a la Municipalidad de Sarapiquí.

Walter Huertas, de la Unidad Técnica, nos explicó que ya pidieron ayuda al MOPT para, ahora sí, pasar de las palabras a los hechos.

“Probablemente, según el cronograma que llevamos, sería para la primera o segunda semana se noviembre”, explicó.

Estaremos muy pendientes de que estas palabras se cumplan, de lo contrario, volveremos.


José Salazar es un hombre de 66 años quien sufre mucho dolor en sus ojos. Preocupado por su salud, el 27 de julio asistió al hospital de Alajuela.

Ese mismo día recibió una impactante noticia, su dolor tenía una causa específica: el cáncer de piel.

El médico que lo atendió le aseguró que su condición era grave y que necesitaba someterse a una operación con urgencia.

Al parecer en el hospital de Alajuela no tienen muy claro el término urgente.

Pocos días después llamaron a don José para informarle que su cita, esa que en actas consta como prioridad, le fue programada para para el 17 de agosto del 2018, es decir tres años después.

Perros de Traba visitó el hospital. Ahí nos recibió el director del centro médico, Francisco Pérez, quien reconoció la urgencia de operar a este hombre y se comprometió públicamente con él.

En aquel momento dijo que el paciente “está para cirugía el día de mañana”.

Confiamos en que la próxima semana don Jose ya esté en su casa recuperándose de la operación y podamos compartir un ustedes esas excelentes noticias.