Última Hora

Solamente pesaba 7 kilos y estaba al borde de la muerte. Hoy, es un perro feliz y recuperado.

Se trata de Brewster, un bóxer que fue llevado por un hombre de 25 años a un refugio animal en Nueva York, Estados Unidos. 

El sujeto identificado como Anthony Esteves aseguró a los responsables del sitio que halló al perrito en la calle el pasado 13 de octubre.

Mientras en el refugio, con apoyo de veterinarios, cuidaba del animal con dedicación para lograr su pronta recuperación (con comida cada dos horas y rehidratación con líquidos), la policía detuvo al "buen samaritano", quien reconoció que era el dueño del bóxer y que decidió llevarlo al refugio porque "no quería dejarlo morir en su casa".

Ahora, el hombre es procesado por crueldad agravada, tortura y declaración falsa, y podría enfrentar una pena de cuatro años de prisión.

Cuando los oficiales allanaron la propiedad del sujeto encontraron que Brewster no había comido en semanas, y el plato de su comida estaba ocupado con artículos personales del hombre, reportó el New York Daily News.

"Se alega que el animal estaba demacrado y gravemente desnutrido y no tenía la energía para caminar cuando el acusado llevó al animal al refugio", dijo el Fiscal de Distrito de Brown.

Se espera que el 15 de diciembre sea la audiencia con el juez asignado al caso.