Última Hora

Internacional

Patricia destruye decenas de casas pero sin causar una catástrofe en México

Manzanillo también volvía a la normalidad con sus habitantes recorriendo el puerto, un tanto asombrados ante los daños mínimos.

AFP Agencia Hace 10/24/2015 3:54:00 PM

Patricia destruyó decenas de viviendas en un poblado costero del Pacífico mexicano pero se degradó este sábado a depresión tropical sin causar la catástrofe que se temía, tras ser considerado el huracán más poderoso registrado por la meteorología.

En el poblado de Chamela, en el estado de Jalisco (oeste) y 20 km al norte de donde tocó tierra Patricia la tarde del viernes, decenas de viviendas humildes quedaron reducidas a escombros pero sin dejar pérdidas humanas ya que los habitantes fueron desalojados preventivamente.

Según un balance ofrecido al mediodía por el gobierno, Patricia no dejó lesionados o muertos en la zona afectada y causó afectaciones menores en puertos del Pacífico.

También provocó deslaves y caída de árboles en carreteras y caminos urbanos e intensas precipitaciones que han desbordado algunos ríos afectando a 250 viviendas.

"Hasta el momento, aún no hay reportes de daños mayores por el huracán Patricia", escribió en su cuenta de Twitter el presidente Enrique Peña Nieto, quien tiene previsto visitar la zona afectada.

De acuerdo con el Centro Nacional de Huracanas de Estados Unidos (NHC), a las 15h00 GMT Patricia se encontraba en el estado de Zacatecas (norte) ya como depresión tropical con vientos máximos sostenidos 55 km/h y con el pronóstico de que en la tarde o noche se disipe, aunque sigue amenazando con intensas precipitaciones.

- "La naturaleza fue bondadosa" -

Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes, explicó en una rueda de prensa que las carreteras y caminos que resultaron afectados ya fueron reabiertos pero recomendó mantener precauciones.

Los aeropuertos de Puerto Vallarta, Nayarit y Colima, en la costa Pacífico, han sido reabiertos y operan "casi con normalidad porque sólo tenemos lluvia y anegamientos" en los accesos de Manzanillo (Colima), añadió Esparza al explicar que se activó un puente aéreo con servicio gratuito para los visitantes que deseen salir de la zona.

Los puertos no sufrieron daños mayores y en breve serán reabiertos a la navegación de embarcaciones mayores. 

El gobierno de Jalisco informó del desbordamiento de algunos ríos y arroyos que han causado afectaciones a viviendas, particularmente en el municipio de Mascota, con unas 250 casas dañadas.

Patricia auguraba daños catastróficos porque, antes de tocar tierra, sus vientos sostenidos alcanzaron los 325 km/h, convirtiéndolo en el huracán más poderoso en la historia de la meteorología, sólo comparable con el tifón Haiyan que, con vientos de 315km/h, arrasó Filipinas en 2013 dejando más de 6.000 muertos.

"La naturaleza fue bondadosa, hizo que (Patricia) se introdujera a la montaña", dijo Esparza al explicar que el cambio de trayectoria así como la buena respuesta de la población y de hoteleros a las medidas de prevención redujeron las afectaciones.

Tras tocar tierra en una zona poco poblada, Patricia chocó de inmediato con la Sierra Madre Occidental, cuyas sólidas montañas contuvieron la fuerza del fenómeno.

- Vallarta vuelve a la vida -

En el balneario de Puerto Vallarta (oeste), donde el viernes unos 21.000 turistas nacionales y 7.000 extranjeros salieron de la ciudad, la vida regresaba a la normalidad este sábado con negocios, hoteles, playas y viviendas prácticamente intactos.

En una banca del Malecón, que desde temprano era recorrido por vehículos, Javier Quintero respiraba ya tranquilo luego de una noche de angustia, mientras enviaba por teléfono fotos a sus amigos para mostrarles que el puerto no sufrió mayores daños.

"Ya pasó lo peor, ahorita nada más se sienten los remanentes del huracán; el mar está un poco agitado", dijo Quintero, un comerciante de unos 60 años que envió a su familia donde su hermana, en una zona elevada de Vallarta, mientras él se quedó para resguardar su casa por miedo a posibles robos.

Las calles lucían con algunos charcos pero libres de obstáculos para el transporte público, que reanudó su servicio a medida que el puerto dejaba atrás su semblante casi desierto del viernes.

Manzanillo también volvía a la normalidad con sus habitantes recorriendo el puerto, un tanto asombrados ante los daños mínimos.

"Para ser 'el huracán más poderoso del mundo' yo creo que nos fue bien", dijo a la AFP Cristian Arias, dueño del restaurante de mariscos "El Bigotes", ubicado a la orilla de playa y que sólo sufrió daños en el piso y un balcón.