Última Hora

 

El potente huracán Patricia, el mayor del que se tiene registro en la historia, tocó tierra este viernes en la costa del Pacífico de México, aumentando el temor de que a su paso deje muerte y destrucción.

Minutos antes de las 7 de la noche, hora de México, el huracán Patricia tocó tierra en la costa pacífica de ese país.

Se encuentra a 255 kilómetros al sur-suroeste de Manzanillo, estado de Colima, y a 380 kilómetros al sur de Cabo Corrientes, Jalisco.

El huracán que se cierne sobre México, se formó hace solo una semana y ha crecido con una velocidad inédita. En la mañana del jueves apenas era una tormenta tropical, la noche de ese mismo día había crecido a categoría cinco, la máxima de la escala Saffir-Simpson.

Las autoridades ordenaron el cierre de los aeropuertos de Puerto Vallarta y Manzanillo.

Miles de personas han sido evacuadas, miles de turistas se alojaban en hoteles a poco más de 250 metros de la playa.

Patricia supera en 60 nudos, unos 100 kilómetros por hora, a huracanes tan devastares como Vilma, Katrina o Mitchll.

Si Patricia impacta el Golfo de México, podría desplazarse hasta los Estados Unidos.

El diario español El País dio a conocer la lista de los huracanes más poderosos en los últimos 45 años, estos son:

Camille en 1969: Se originó en las costas de Estados Unidos y llegó a tener vientos de 280 km/h. Causó daños por $1.000 millones y 259 víctimas.

Gilberto en 1988: Sus vientos alcanzaron 295 km/h y puso en vilo a los países del Caribe. Causó daños por $5.000 millones y dejó 318 víctimas.

Mitch en 1998: Se formó en el mar Caribe y tocó tierra en Honduras, aunque también afectó Guatemala y Nicaragua. Causó daños por $6.200 millones y dejó la impresionante cifra de 12.000 fallecidos en todo Centroamérica.

Wilma en 2005: El huracán alcanzó los 295 km/h, atravesó la península de Yucatán y llegó hasta la Florida. Se estimaron los daños en $29 millones y dejó muertos.

Katrina en 2005: El huracán impactó directamente en Nueva Orleans y se convirtió en los peores desastres de los Estados Unidos. Los daños se estimaron en $208.000 millones y dejó 1.833 fallecidos confirmados.