Última Hora

Quien cumple un sueño, sirve de inspiración a todas esas personas que dicen: “no se puede”.

A usted que piensa: “es que ya es muy tarde cumplir ese sueño”, queremos contarle la historia de Miguel Ramírez.

El desde niño deseó ser cantante, pero su familia no tenía medios económicos para que estudiara música.

Hoy, él con 57 años y nada de experiencia en el canto, audicionó para acompañar con su voz a la Orquesta Filarmónica en uno de los conciertos de trova y ¡adivine qué! ¡Lo escogieron! Y el viernes anterior se presentó en el teatro Melico Salazar frente a un inmenso público.

No se pierda esta nota en la que Ramírez nos demuestra que los sueños no caducan, por el contrario, toman fuerza con los años.