Última Hora

Roberto Matamoros se convirtió en la mano derecha de la intervención de Judesur. Él es el abogado externo contratado por la junta escogida por Luis Guillermo Solís.

Matamoros abrió los procesos administrativos y denunció a funcionarios ante el Ministerio Público por supuestas anomalías en Judesur. Pero su contratación también es objeto de cuestionamientos.

Una nota enviada a la Contraloría General de la República denuncia que el abogado fue escogido de una terna, en donde él era el único con la especialidad en Derecho Administrativo, requisito fundamental del cartel.

Además, Matamoros es un viejo conocido de unos de los jerarcas de Judesur. En el pasado trabajó para Carlos Murillo, actual presidente de la institución y que fue escogido por la junta interventora.

Aunque Murillo niega que Matamoros le asesoró en el pasado, un acta de la Municipalidad de Golfito en el 2010 dice lo contrario.

En un tema aparte de Judesur, el documento vincula a Murillo con Matamoros. Se trata de un recurso que tuvo que analizar la alcaldía, en donde queda en evidencia que Matamoros era el apoderado especial y abogado de la sociedad inmobiliaria murillo Jiménez S.A., donde Carlos Murillo es el presidente.

El 15 de setiembre pasado, Matamoros solicitó un aumento de salario. Pretende que  su remuneración pase de dos millones cien mil a tres millones de colones.

Todo, avalado por el mismo Carlos Murillo, quien lo respalda. Argumentan, que el incremento de trabajo requiere más salario.

Pero esta no es la única contratación bajo la lupa.

Judesur contrato a la periodista Karina Sandí para llevar un programa de comunicación. Sin embargo, antes de que saliera el concurso público ya el nombre de la comunicadora figura en un acta de la Junta donde pretendían contratarla.

El primer concurso se anuló porque un requisito era ser licenciado en comunicación, y Sandí no lo tenía. Se volvió a realizar y resultó electa.

Pero mientras la junta interventora aceleró procesos de contratación para algunos funcionarios, otros aspectos en la zona sur se paralizaron.

La Federación de  Municipalidades de la Región sur de Puntarenas, conocida como Fedemsur, reclama que la junta interventora congeló un proyecto para tratar de los residuos.

Este pulso se da en momentos en que los cantones de esa zona se ahogan en basura y sus vertederos no dan abasto.

Fedemsur buscó una nueva finca para abrir un nuevo basurero, pidió ayuda a Judesur para tener recursos, pero han tropezado con muchos trámites y negativas de la junta interventora para poder echar a andar el proyecto.