Última Hora

Una niña china de tan solo tres años ha conmovido a propios y extraños al cuidar de su madre que está internada en un hospital de esta nación asiática.

Se trata de Yaya, como le conocen en el centro médico donde su mamá, Wang Huixian, permanece postrada en una cama por las serias lesiones a raíz de un accidente de tránsito.

En el percance fallecieron sus padres, abuelos de Yaya, pero la niña se ha encargado de llenarla de cuidados y un trato tan especial que sorprende.

Cuando la mujer llora recordando la fatalidad del accidente, Yaya está ahí para enjugar sus lágrimas y decirle: “mamá, no llores, yo cuidaré de ti”.

Con sus frágiles manos la pequeña la ayuda a asearse y alimentarse, y no falta una sonrisa para hacer que la recuperación sea un poco más llevadera.

El caso de Yaya y su madre logró conmover a sus vecinos, quienes donaron 800.000 yuanes (más de 100.000 dólares) para pagar los gastos médicos que ellas no pueden cubrir.