Última Hora

El nuevo plan del gobierno para impulsar la deprimida economía en el país, propone reducir tasas de interés y trámites en el sector público, entre otros. 

Sin embargo, la propuesta no convence a diferentes sociales, pues desconfían de cómo es que el plan va pasar de las palabras a los hechos.

99 mil jóvenes que están en capacidad de trabajar no tienen un empleo y el crecimiento económico del país se ubica en el lugar más bajo de Centroamérica. 

Ante este estancamiento de la economía costarricense el presidente Luis Guillermo Solís anunció un nuevo plan llamado “Impulso”. 

Entre el conjunto de medidas se plantea una reducción del 2% en la tasa de interés que utilizan los bancos para cobrar o pagar intereses. 

En la parte de simplificación de trámites se propone una reducción en los plazos de los permisos sanitarios para iniciar negocios, que no tengan alto riesgo de manera que no tarden más de 3 meses. 

También se propone crear 21.000 cupos nuevos en cursos del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA).
 
Varios sectores coinciden en que el plan es positivo, pero tienen desconfianza de que el gobierno lo cumpla. 

Otra de las medidas anunciadas es aumentar el crédito en banca de desarrollo.