Última Hora

Una hermosa iglesia del siglo XVI -construida por monjes dominicos- que desde 1966 permanece sumergida en un embalse construido en Chiapas hoy está visible, luego de que las aguas bajaran su nivel producto de la fuerte sequía que golpea el sur de México.

La iglesia de 61 metros de largo es visible desde cualquier punto del embalse Malpaso, que se alimenta de las otrora caudalosas aguas del río Grijalva, el segundo más grande de México.

De acuerdo con el diario El País, el embalse está a más de 25 metros por debajo de sus niveles promedio, en vista de que el río de 600 kilómetros de largo tiene menos caudal. El fenómeno El Niño ha reducido notablemente las lluvias en buena parte del país.

Ya en el 2002 ocurrió algo similar y, en aquel entonces, decenas de feligreses llegaron hasta el templo y oficiaron misa entre las paredes cubiertas de lodo seco, añadió el rotativo.

Más allá de este hecho curioso, hay un problema mayor: millones de residentes del sureste mexicano dependen de las aguas de este río para sus cultivos, el ganado y su día a día. También dependen de la energía que producen varias hidroeléctricas que se ubican en el embalse.