Última Hora

"Mi cuerpo no quiere tu opinión" llevaba escrito en el vientre una muchacha, que junto a cientos de otras personas desfiló este domingo por las principales calles de San José, pidiendo cambios en la política pública contra el acoso sexual callejero.

Hombres, mujeres y niños de todas las edades se congregaron frente al emblemático Teatro Nacional, en el centro de la capital costarricense, y luego desfilaron varias cuadras hasta el edificio del Congreso, para pedir a los diputados leyes más estrictas contra los acosadores.

"Mi nombre no es ricos chanchos (nalgas)", "mi nombre no es amor", mi nombre no es ricura", rezaban algunos de los rótulos que muchas mujeres llevaban adheridos al pecho o la espalda, mientras pedían a gritos poner fin al acoso.

"Buscamos generar conciencia sobre el acoso callejero, uno de los pasos de la violencia física contra las mujeres, que este año ha cobrado la vida de 22 de ellas a manos de sus maridos o compañeros", dijo a la AFP Cynthia Castro, una de las organizadoras de la marcha.

La activista es también una de las creadoras de una página en Internet denominada "Fuerza Gerardo", en homenaje a Gerardo Cruz, un joven de 22 años que a principios de este mes colocó en su Facebook el video de un hombre que, mientras caminaba por una céntrica calle de San José, grababa con su celular bajo la falda de una mujer sin que ella se diera cuenta.

Un día después, cuando Gerardo regresaba a su casa por la noche, fue interceptado por desconocidos que le propinaron una puñalada en el pecho, causándole una herida en el corazón que lo tiene entre la vida y la muerte.

"Quisiéramos que más personas sean como Gerardo, que rompan la indiferencia y el silencio, el machismo tiene consecuencias negativas para todos", aseguró Castro, integrante de una organización que promueve la igualdad de género.

Diputados y diputadas de varios partidos políticos se han sumado a las voces de protesta contra el acoso y la última semana se integró una mesa de trabajo, entre legisladores y organizaciones de la sociedad civil, para la revisión de las leyes vigentes contra el acoso.

El abogado Oscar Alfaro, uno de los participantes de la mesa, dijo que entre otras medidas se busca modificar la ley para que el acoso pase de ser contravención a delito, sobre todo en casos de conductas reiteradas.