Última Hora

El avión Hércules C-130 de Estados Unidos que apoyaría a Costa Rica en su lucha contra el narcotráfico abandonó territorio nacional esta tarde -poco después de las 3 p.m.-, en vista de que Aviación Civil anuló el permiso que, días atrás, le había otorgado. La nave estaba en el aeropuerto Daniel Oduber, en Liberia, Guanacaste.

Este permiso, sin embargo, debía ser avalado por los diputados para que el avión -dotado de tecnología de última generación- sobrevolara el mar Caribe y el océano Pacífico por los próximos 12 días, en un esfuerzo por combatir con el tráfico internacional de estupefacientes.

El trabajo de esta aronave se haría en el marco del Patrullaje Conjunto entre la nación del norte y nuestro país, que está vigente desde octubre de 1999.

Ante el silencio del Congreso tras una consulta de Aviación Civil, esta última entidad le comunicó a la Cancillería -que gestionó el otorgamiento del permiso que iba del 15 de este mes al 2 de noviembre- que anulaba el oficio que permitió que la nave llegara al país.

En Aviación Civil justifican la decisión de haber hecho la consulta a los diputados y, posteriormente, cancelar el permiso, en el hecho de que la Sala Constitucional indicó en un fallo en julio del 2013 que el Congreso es el  único autorizado a dar permiso a aeronaves extranjeras, más allá de que sean o no artilladas.

Aviación Civil, incluso, agrega que esta consulta también se le envió a los magistrados de la Sala para que aclararan los alcances del fallo del 2013, pero que tampoco hubo respuesta.

Con la salida de esta aeronave, el país se queda sin "ojos ni oídos" en el mar, en vista de que el avión está especializado en vigilancia martítima, aseguró a Telenoticias Gustavo Mata, ministro de Seguridad.