Última Hora

Christopher Filardi, científico del Museo Americano de Historia Nacional, está en el centro de la polémica, luego de que a inicios de este mes halló una especie de pájaro que no se veía hace 50 años... y la mató.

Según reportó el diario estadounidense The Washington Post, Filardi viajó hasta las islas Salomón, en Oceanía, para dar con el paradero de un ave que él investigaba hace más de dos décadas. 

"Los científicos nunca habían observado al macho, aunque sí a las hembras en los primeros años de la década de los 50, por lo que, dadas las circunstancias históricas, las esperanzas de encontrarlo eran casi nulas", escribió el hombre.

Pero sus esfuerzos dieron resultado al hallar a un macho del martín pescador bigotudo.

El científico no solo lo halló, sino que también lo sostuvo en sus manos. Después, lo mató... o en la jerga científica se dice "lo recolectó", agrega el rotativo.

"Por supuesto, 'recoger' significa asesinar... Se trata de un pobre intento de desinfectar el asesinato totalmente innecesario de este ser sensible", aseguró al diario Huffington Post Marc Bekoff, profesor emérito de Ecología y Biología Evolutiva en la Universidad de Colorado.

"¿Cuándo la muerte de otros animales se detendrá? Tenemos que dar a esta pregunta una consideración seria, porque demasiada investigación se estña volviendo demasiado sangrienta y eso no tiene que ser así", añadió.

Pero el equipo de trabajo de Filardi ha tratado de contrarrestar estas críticas con el siguiente argumento: "El pájaro murió mediante la eutanasia y, posteriormente, fue recolectado. Esto se hizo en virtud de los estados de la población y del hábitat, y se concluyó que eran substancialmente saludables para tomar el especímen".