Última Hora

Mientras Ingeniería de Bomberos realizaba las respectivas revisiones para determinar cómo y dónde se originó el fuego, los propietarios y empleados de las mueblerías quemadas en Alajuela limpiaban el lugar sin saber qué será de ellos ahora.

Una de las mueblerías, llamada La Bendición, tenía ese nombre justamente porque le daba sustento a las familias de seis personas.

Los empleados buscaron entre los escombros algún recuerdo, pero en el lugar no quedó absolutamente nada.

Los propietarios de las mueblerías piden paciencia a las personas que tenían trabajos encargados, pues les va a tomar tiempo reponerlos.

El fuego inició a eso de la medianoche del miércoles y rápidamente se extendió, gracias a la madera y material inflamable dentro de los establecimientos.

El total, el siniestro consumió los 600 metros cuadrados de las dos mueblerías ubicadas en San Rafael de Heredia.