Última Hora

La tranquilidad que se veía este martes en La Cabaña, en San Francisco de Dos Ríos, contrastaba con las imágenes violentas durante la balacera del viernes anterior.

Al momento de nuestra visita no observamos efectivos de Fuerza Pública, pero vecinos que prefieren no hablar en cámaras aseguran que después del viernes ven con más frecuencia a la policía.

La Cabaña se ubica al oeste del parque Okayama, una urbanización relativamente pequeña que tiene un solo acceso, algo que para un experto en seguridad es un elemento de riesgo que pudo jugar en contra los vecinos.

La emboscada contra el hombre objeto del ataque fue algo bien planeado, según señala el experto en seguridad, Minor Araya.

Hablamos de una calle sin salida en la cual el chofer del taxi tenía poca oportunidad de maniobrar para evitar el ataque.

En el sitio son aún evidentes las marcas de lo que fue el ataque con un arma pesada y semi-automática: balazos en paredes, portones, vehículos de vecinos.

Incluso, lo visto en el video del ataque hace presumir falta de pericia de los atacantes para controlar sus armas.

El ataque se dio segundos después de que el taxista de apellido Corrales recogiera a una pareja de limonenses en esa calle sin salida.

El taxista se mantiene en el hospital Calderón Guardia luego de recibir dos impactos de bala, uno de ellos de gravedad en su brazo.

La policía lo custodia en el centro médico.