Última Hora

El juez Reinaldo Araya dijo a Telenoticias que recibió presiones mientras tramitaba el decomiso de un muelle de playa Portete en Limón, el cual fue construido en terrenos del Estado.

Su negativa para devolver esta estructura mientras se desarrollaban investigaciones paralelas por crimen organizado, le costaron una denuncia por prevaricato, un delito que comete aquel funcionario público que toma resoluciones contrarias a la ley.

Ante la denuncia que presentó el abogado de uno de los imputados, Araya se inhibió de conocer este caso y se trasladó de Limón a un despacho en San José.

Por el caso de los muelles inhabilitados por las autoridades en Portete, por supuesta infracción a la Ley Marítimo Terrestre, hay seis personas imputadas. Entre ellas está un hombre de apellido Bell, conocido como “Macho Coca”, quien descuenta seis meses de prisión preventiva en una investigación por narcotráfico.

Según la Fiscalía, en este muelle se descargaron el año pasado 700 libras de marihuana que dejaron abandonadas.