Última Hora

Indudablemente la edad no determina la felicidad.

Y para demostrárselo nos fuimos hasta el hermoso pueblo de Cirrí de Naranjo para conocer a un gran señor.

Tiene 90 años, pero él sabe vivir la vida con ganas.