Última Hora

Internacional

Costa Rica es el segundo mejor país de Latinoamérica para morir

Así lo establece el Índice de la Calidad de Muerte elaborado por The Economist Intelligence Unit y publicado este miércoles por la BBC. Nuestro país ubica la posición 29 en el mundo gracias a su red de cuidados paliativos para pacientes con enfermedades terminales.

Sergio Arce Hace 10/7/2015 10:27:00 AM

Costa Rica es el segundo mejor país de Latinoamérica y el 29 del mundo donde es mejor morir gracias al nivel de atención de su red de medicina paliativa.

Así lo establece el Índice de la Calidad de Muerte elaborado por The Economist Intelligence Unit y publicado este miércoles por la BBC.

Para este listado fueron tomados en cuenta 80 países en diferentes continentes y se elaboró a partir de cinco categorías: calidad, accesibilidad, entorno, recursos humanos y participación de la comunidad.

Los resultados

De un total de 100 puntos posibles, nuestro país obtuvo 57,3 frente a los 58,6 de Chile, el primer país en la región y el 27 en el mundo. Panamá es tercero con 53,6 puntos.

Los peores calificados en las cinco variables en Latinoamérica son República Dominicana (17,2), Guatemala (20,9) y Colombia (26,7).

De acuerdo con el estudio, estos países no cuentan con políticas institucionales que le permitan a su población acceder a servicios paliativos, que mejoren la calidad de vida de los pacientes con enfermedades terminales.

Los mejores países del mundo son Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda y los peores del mundo son Irak, Bangladesh y Filipinas.

En el caso de Costa Rica, los cuidados paliativos se crearon en 1990 gracias a la gestión de la Dra. Lisbeth Quesada Tristán, quien creó la primera Unidad de Cuidado Paliativo Pediátrico en el Hospital Nacional de Niños, la primera en Latinoamérica.

Esta unidad nació luego de que una paciente con cáncer terminal y con mucho dolor interpuso un recurso de amparo.

En 1991, el Hospital Calderón Guardia comenzó con un plan de atención de cuidados paliativos, y en 1994 se creó la Clínica del Dolor.