Última Hora

Expertos advierten sobre los peligros de observar aviones en las afueras del aeropuerto Juan Santamaría. Aun así, muchos insisten en estacionarse alrededor de la terminal aeroportuaria.

Una maniobra de un avión de Iberia el pasado domingo revivió el tema. Fue correcta y segura, pero ¿qué habría pasado en caso de una verdadera emergencia?

En 1988, un avión de Lacsa con destino a Managua abortó el despegue y no tuvo tiempo de frenar. Se salió de la pista y se incendió. Este accidente ocurrió exactamente en el mismo costado donde varios curiosos fueron sorprendidos por el aterrizaje el fin de semana pasado.

El control de esta zona restringida es competencia de la Policía de Tránsito, pero las autoridades reconocen dificultad por desobediencia.

Las consecuencias de estacionarse fuera del aeropuerto no solo son por un eventual accidente. Los conductores también se exponen a una multa de ₵51.000.