Última Hora

Las formas más absurdas de morir por hacerse un “selfie” en situaciones extremas se han convertido en una peligrosa moda.

En varios países del mundo ya se han reportado varias muertes de personas tras utilizar esta nueva modalidad de selfie.

La última de la cual se tiene conocimiento ocurrió en Rusia hace algunos días, cuando un joven de nombre Andrey Retrovsky se cayó de un edificio por intentar fotografiarse en lo más alto de la estructura, según informó el periódico británico Mirror.

El medio digital Mashable registró al menos 12 muertes en los últimos meses a causa de esta actividad.

El gobierno de Rusia se ha mostrado preocupado por esta situación e incluso lanzó una campaña informativa donde advierte de los peligros de este tipo de selfies.

“Ni un millón de ‘me gusta’ en las redes sociales valen tanto como tu vida y tu bienestar”, advierte el Ministerio del Interior ruso.

La campaña muestra una serie de carteles similares a las señales de prohibición encerradas en círculo rojo donde aparecen dibujos de personas tomándose un selfie frente a un tigre, un acantilado, una antena en el tejado, una pistola, un puente, etc.

El diario británico BBC Mundo publicó cinco acontecimientos donde tomarse un “selfie extremo” ha tenido consecuencias fatales.

1. Caerse del Taj Mahal

En setiembre, un turista japonés murió luego de caerse por las escaleras de entrada al famoso monumento indio Taj Mahal mientras se hacía un selfie.

2. Morir de un disparo

Aunque suene increíble, los registros indican muertes de personas por hacerse un selfie con un arma de fuego.

Deleon Alonso Smith, era un joven de 19 años de Texas, Estados Unidos, que murió en agosto de un disparo en su garganta cuando se tomada una foto con un arma de fuego.

3. Caerse de un puente o edificio

Fotografiarse desde lo más alto de un puente o edificio es el selfie que más se ha utilizado por algunos jóvenes y es una de las modalidades más peligrosas.

Además del joven Retrovsky, mencionado anteriormente, una universitaria de 21 años, también rusa, se cayó desde la valla de protección de un puente cerca del Centro Internacional de Negocios de Moscú, luego que intentará tomarse un selfie extremo.

4. Electrocutado en el techo de un tren

En este caso el periódico Daily Mail publicó la muerte de Anna Ursu, una mujer rumana de 18 años quien falleció en mayo cuando tomó la mala decisión de subirse al techo de un tren eléctrico para tomarse un selfie.

Cuando ella logró subir entró en contacto con unos cables por los pasaban 27.000 voltios, falleciendo al instante. Su cuerpo se incendió y una amiga que estaba cerca fue lanzada al aire por la fuerza de la descarga.

5. Corneado por un toro

Tomarse un selfie con animales salvajes es otra de las causas más buscadas por los jóvenes aficionados a las fotografías extremas.

Tal es el caso de David González López, un español de 32 años que, según publicó el diario BBC, murió en la corrida de toros en Pamplona tratando de meter en el cuadro de su selfie al toro y a sí mismo. Pero el toro avanzó y le metió una corneada.