Última Hora

A los muchachos con problemas de aprendizaje no se les puede excluir. Ellos aportan mucho a la sociedad.

La alfarería es un arte que para algunos, puede verse como distracción o hobby. Pero para un grupo de estudiantes de educación especial del Colegio de Santa Ana, es la forma de ganarse la vida en el futuro.

Según la profesora, Martha Hernández, la mayoría de muchachos, han demostrado gran habilidad para dar forma a las piezas. El barro, es una opción para garantizar ingresos en unos años.

Éstos jóvenes, agradecen la oportunidad y la ven como un trampolín para superarse.

Las palabras representan al resto de sus compañeros y dejan claro que las limitaciones afectan tanto, como uno lo permita.

Por ahora están en un proceso de aprendizaje, pero cuando manejen bien éste, u otro oficio, se probarán y le probarán a los demás que cumplir el sueño de ser independientes económicamente, es posible.