Última Hora

En aras de fortalecer el régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), la Caja Costarricense de Seguros Social (CCSS) aprobó realizar cambio a corto plazo, que tendrán efecto sobre los trabajadores del país.

Este jueves la junta Directiva de la institución acordó que para pensionarse de manera anticipada se “modifica de 300 a 360 el número mínimo de cuotas, para solicitar esta opción a la edad de 60 años las mujeres y 62 los hombres y rige a partir del 1 de noviembre del 2015”, indicó la CCSS en un comunicado de prensa.

Además empezando el 1° de mayo del 2017, el número mínimo de cuotas pasa de 360 a 420. En diciembre 1° del 2018 las cuotas volverían a subir, pasando a 452 las mujeres y 462 los hombres.

Estas medidas se tomarán para “eliminar gradualmente en tres tractos el retiro anticipado con penalización”.

Para la CCSS el pago de estas pensiones alcanza los 8.000 millones de colones al año.

En conferencia de prensa esta tarde, las autoridades de la Caja aseguraron que esto no representa un cambio en la edad de pensión, que se manteien en los 65 años.

Para la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), esta medida "es un paso en la dirección correcta para fortalecer el IVM".

En cambio, Albino Vargas de la ANEP, señaló que que esta medida se tomó sin consultarla con los acotores sociales, además aseguró temner que sea un "anuncio de cambios más fueretes en las políticas" de la Caja. 

También se estableció que a partir del 1° de enero del 2016 que el estado cubra la cantidad necesaria para que las pensiones menores de ¢129.522, alcancen este monto.

La Junta Directiva también “instruyó a la Gerencia de Pensiones para que realice un estudio que permita presentar alternativas que garanticen una mayor eficiencia y diversificación de la cartera de inversiones”.