Última Hora

Mario Giacomelli, crítico de cine, evaluó tres películas que se encuentran en cartelera. A continuación sus análisis.

Seducción fatal

Me van a disculpar el juego de palabras, pero "Seducción fatal" está fatal. Hace tiempo que no veía una película tan rotundamente mala, de aquellas que los cinéfilos disfrutan por lo mal hechas que están, detectando sus fallas técnicas, la pobreza de los diálogos y las actuaciones pedestres. Keanu Reeves toca fondo en su carrera y eso es mucho decir. Reeves no luce creíble para nada haciendo de padre de familia acosado por un par de jovencitas que le piden auxilio. Después de oponer un poco de resistencia, el hombre se deja seducir por las dos chicas que resultan ser un par de peligrosas psicópatas. La película fracasa en todo nivel empezando por su falta de claridad en la definición del personaje central, su posición moral dentro de un cuento de terror y suspenso que nunca llega a poner los pelos de punta. Es una copia de una copia: un refrito de una irrelevante producción de clase B de 1977. Lo increíble del caso es que el director Eli Roth (el mismo de "Hostal") es uno de los principales responsables de la tendencia conocida como porno-tortura, pero aquí evita mostrar los excesos de sadismo y brutalidad. En ello defrauda al público de aficionados a los horrores más extremos, y regala a la posteridad una escena de tortura con audífonos que da risa y propicia un monólogo de Keanu Reeves que es hilarante. Un clásico de lo peor: 1 perfecto para "Seducción fatal".

Hotel Transilvania 2

En el año 2012, "Hotel Transilvania" recaudó 350 millones de dólares a escala internacional: razón suficiente para impulsar una secuela, que pierde gran parte del sentido y del encanto de la entrega original. La idea es reproponer personajes conocidos, sin preocuparse por plantear argumento alguno. Todo gira alrededor de un bebé, el nieto del conde Drácula: hijo de un humano y una vampira, el niño no da señales vampirescos, lo cual preocupa a su abuelo. En la cinta anterior, la separación entre monstruos y humanos auspiciaba una metáfora de los conflictos étnicos; aquí, donde el tema familiar se presta para profundizar el dilema, los guionistas esquivan el asunto, distinguiendo entre vampiros buenos y vampiros malos. Entre los guionistas está el comediante Adam Sandler, quien le presta también su voz a Drácula, en la versión original. La película cuenta con buenos chistes y un tono general de alegría que se le agradece. Lo que deja mucho que desear es la trama, con situaciones estiradas hasta más no poder, como para hacer tiempo. ¿Qué se puede esperar de un producto abiertamente comercial como éste? Pues, que entretenga al público infantil. "Hotel Transilvania 2" cumple en ese aspecto... y nada más. Calificación 6.

Everest

El drama "Everest" está basado en hechos reales. Sucedieron en el monte Everest, en Nepal: la cima más alta del mundo y una de las metas turísticas más codiciadas y más exclusivas para los montañistas. En mayo de 1996, los miembros de varias expediciones coincidieron en la misma ruta. Algunos alcanzaron la cumbre, pero luego fueron sorprendidos por una devastadora tormenta de nieve, que cobró varias vidas. Puntual y respetuosamente, se ilustran los pormenores de la catástrofe, evidenciando la impotencia de los socorristas, la angustia de los familiares y la odisea de los escaladores. Ellos luchan por sobrevivir a una altura donde no hay suficiente aire para respirar; y a la merced de un clima implacable. Aunque cuenta con una fotografía espectacular y un elenco de primera, la película queda debiendo emociones. Hay muchos personajes y todos están definidos superficialmente, lo cual impide que el público participe del destino de cada uno, o incluso entienda quién es quién. Considerando la naturaleza del argumento, "Everest" debería entregar una experiencia estremecedora. En cambio, termina siendo el simple recuento de una tragedia, llevado a cabo de manera fría y didascálica. Calificación: 6.