Última Hora

El próximo jueves, Costa Rica tiene una cita en la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Ese día deberá dar cuentas del por qué la fertilización in vitro no se aplica en el país.

Hace ya casi tres años, ese órgano ordenó que se restituyera la técnica en el país y esto todavía no es una realidad.

El tema tiene dos frentes de acción, uno en el Congreso y otro en el Ejecutivo.

Los diputados avanzan en el proyecto para reglamentar la técnica, pero el texto jamás estará listo para esta semana.

Pese a que el Ejecutivo convocó el proyecto en el actual período de sesiones, tampoco vio la luz en esta ocasión.

La cantidad de mociones que obstaculizan su avance hace pensar que se terminará de discutir hasta finales de año en la Comisión de Sociales.

Por su parte, el presidente Luis Guillermo Solís no sabe si puede regular la fertilización in vitro mediante un decreto, una opción que poco a poco perdió fuerza de cara a la fecha de la audiencia.

En el pasado, la técnica se regulaba gracias a un decreto que hace 15 años la Sala Constitucional se trajo abajo.

Ahora Costa Rica se expone a sanciones al no acatar la orden de la Corte Interamericana.

Además, ya ante el órgano continental se acumulan nuevas demandas contra nuestro país por el no uso de la técnica.

Al menos seis parejas serían las protagonistas de un nuevo proceso, el cual ya es de conocimiento de la Cancillería de la República.