Última Hora

Con la aplicación Uber en las calles, el Gobierno no tiene cómo ponerle freno.

La administración de Luis Guillermo Solís sigue pensando que este es un servicio ilegal, pero no tiene armas para evitar que siga funcionando.  

Esto, sin embargo, no hace a un lado el plan de la Policía de Tránsito de multar a quienes operan con este sistema.

Pero por la mente de los jerarcas no pasa una regulación especial, o la creación de un proyecto de ley para que el servicio tenga un marco legal mínimo de operación.

Uber informó que al día cinco de salir al mercado tico, la app ya cuenta más de 17.000 usuarios, y más de 25.000 solicitudes de viajes.