Última Hora

A partir de enero próximo, las tarjetas de crédito y débito que se emitan en el país deberán contar con un chip.

La vulnerabilidad comprobada de las bandas magnéticas obliga al cambio.

Según el Ministerio de Economía Industria y Comercio (MEIC), en el país circulan 7 millones de tarjetas que deberán ser sustituidas.

No está claro si el costo de este cambio y la implementación del chip lo asumirá el emisor o el usuario.

Se calcula que el cambio estará completo en unos seis años, cuando las tarjetas ya emitidas vayan venciendo.

Ya este proceso de transición inició con el cambio de los dispositivos de lectura de tarjetas en los puntos de venta.