Última Hora

Taylor Pemberton, un fotógrafo estadounidense, logró lo que pocos mortales han logrado: retratar diferentes escenas de Corea del Norte, país que vive bajo una férrea dictadura que, actualmente, mantiene a las grandes potencias con los dientes tensos por su más reciente amenaza de ensarzarse en guerra contra su vecino del sur.

Las fotos de Pemberton le han dado la vuelta al mundo y cuentan diferentes -y muy controlados- detalles de la vida en Pyongyang, la capital de este país asiático.

Este hombre de 26 años estuvo en este país durante cuatro días, donde logró fotografiar desde el opulento metro hasta un enorme monumento -con las imágenes de Kim Il-sung y Kim Jong-il, fundador y abuelo de Corea del Norte y presidente y padre del actual líder, respectivamente- y a sus pies un nutrido grupo de militares. Pemberton cuenta que fotografiar militares es un delito en este país que se paga muy caro.

"Una de las primeras reglas que te dicen es que no puedes fotografiar, bajo ninguna circunstancia, personal militar. Cuando tomé esta imagen me movía rápido en autobús y ni siquiera me di cuenta de que había soldados. La verdad es que puedes forzar los límites si te atreves, pero las consecuencias pueden ser desastrosas.

"He visto a otros viajeros con grandes teleobjetivos que me planteaban preguntas sobre qué querían fotografiar. Traté de ser lo más respetuoso posible durante el viaje y espero que las escenas más arriesgadas arrojen luz sobre importantes aspectos de la vida en Corea del Norte", escribió al lado de la imagen.

En declaraciones a Newsbeat de BBC, Pemberton detalló que su visita fue minuciosamente controlada: "Mis cámaras, tarjetas de memoria y teléfonos fueron examinados a mi llegada", explicó, según publicó el diario español El Mundo.

"Llegué al aeropuerto y fui instantáneamente escoltado para encontrarme con el grupo con el que viajaba desde China", escribe en el texto que acompaña una de las imágenes.

"Te dicen cuándo debes despertarte, cuándo estará disponible la comida e incluso cuándo se acaba el día", agregó.

Pemberton añade en otra foto de un diario: "Corea del Norte no tiene Internet, televisión [sic] o información libre. Este es el único lugar que he visto en Pyongyang donde hay noticias para el público, y cada titular y cada imagen es un homenaje a la República Democrática de Corea del Norte y a su gran líder.

"Es difícil asumir la magnitud de lo que esto implica para el ecosistema y su gente. ¿Quieres hacer arte? ¿Quieres escuchar música, ver películas? ¿Quieres crear o aprender algo fuera de la estructura formal? Lo siento, no es posible", concluye.