Última Hora

El viceministro de Transporte, Sebastián Urbina, se sacude de las críticas y afirma que aplican mano dura por igual contra taxistas informales y conductores de Uber.

Así se defiende el Viceministro de las acusaciones que lo señalan como responsable de incitar a los taxistas a tomar la justicia en sus manos, luego de que, aparentemente -según denuncias-, un grupo de taxistas atacó el carro de un conductor Uber la noche del viernes, en las cercanías de Tibás.

Sebastián Urbina insiste en que todo servicio de transporte con remuneración de por medio debe ser regulado. Y que los permisos -como los gozan los taxistas rojos o los exporteadores- los otorga el Consejo de Transporte Público.

Agregó que si Uber quiere operar en el país debe respetar el marco legal del país.

Aún así insiste en que este hecho no le da luz verde a los taxistas ni a otros gremios a recurrir a la violencia.